Por: Cristian Sánchez @csanchez9828

Recuerdo que el 31 de diciembre de 2019, uno de mis deseos era tener un 2020 lleno de sorpresas y realmente me sorprendió.

Inicialmente en el país pasaban los días y se sentía que iba a ser un año normal y como todos los semestres iba a presentar unos altibajos, pero nunca pensé llegar a vivir de primera mano una pandemia que traería detrás de ella una crisis que afectaría varios sectores de esta nación o como lo llama el señor presidente Locombia. 

El 24 de marzo marco el inicio de la pandemia y el comienzo de toda una  transformación social, política y económica, que nos mostró que tan mal estamos en algunos sectores, uno de ellos el de salud (aunque no es un secreto, ya todos lo sabíamos), pero realmente lo que me sorprendió es que nuestros “honorables representantes” políticos sigan robando a nuestro país, sin importarles por lo que estamos pasando, tienen un corazón frio y malévolo; donde se presente la mínima oportunidad buscan la forma de obtener su parte o más coloquialmente “sacar su tajada”


Solo basta con leer noticias para darse cuenta de la cruda realidad de este gobierno y como aparecen en las páginas de los diarios colombianos como El Espectador o El Tiempo.

La corrupción es una pandemia tan peligrosa como el coronavirus.

La corrupción ha marcado la historia de Colombia. Noticia tomada de El Espectador.
La corrupción no descansa ni en pandemia. Fuente de la noticia: El Tiempo.

Es un panorama grave y triste, que esas personas que están en el poder (gracias a todos los ciudadanos que votaron por ellos) en una situación como estas, nos paguen tan mal y se aprovechen de esta crisis; sin alma y sin corazón se llenan todas sus arcas y desangran todo el capital de una nación.

Fuente: EL Espectador.

Esto es Locombia, un gobierno lleno de corrupción y deterioro social, donde la plata del Estado se gasta en un plan de redes sociales y se llenan la boca pronunciándose por esas maravillosas ayudas que llegan a las pueblos y barrios más necesitados de este país, pareciera que la pandemia fue la crisis perfecta para ocultar todos esos contratos de mala procedencia y bajo cuerda sacarle provecho lentamente al patrimonio de todos los habitantes de esta patria.

Ya es hora de darnos cuenta de que todos esos políticos en el congreso están ahí para servir al pueblo y no simplemente para darse una vida de lujos y llenarse de beneficios.

No olvidemos que andan en lujosas camionetas pagada por nosotros, la clase media del estado y como dice martuchis los “atenidos del país”

Y lo vuelvo a decir esto es Locombia, un país lleno de crisis y corrupción, pero seguimos siendo uno de los países más felices de américa latina.

¿Será que no estamos mal?


Por Spot

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *